De Viaje …

diario de marsi

De viaje con la familia siempre será una aventura y más cuando se viaja con pequeños humanos, como es el caso nuestro, una niña de 2 años de edad y una bebé de menos de 1 año de edad. Y sólo de ponerme en disposición mental para dejar salir todos mis pensamientos  al respecto y plasmarlos en este escrito, sonrío y me digo a mi misma: “Dios mio!! sí que es una aventura”.

Hace un poco más de un año y medio, viajamos por primera vez mi esposo y yo con nuestra primera hija de 6 meses de edad -en ese entonces; y este año, hace unos 4 meses atrás, viajamos con las dos nenas, y casualmente la bebé con 6 meses de edad también (eso de los 6 meses es como que un código familiar para empezar a viajar jajaja). Miro atrás, cuando emprendimos el viaje como padres primerizos, y me rio de lo encartados que viajamos y de lo preocupados que estábamos; y en el viaje de hace par de meses atrás, si bien teníamos un pequeño humano más sumado a la aventura, lo hicimos mucho mejor y fue menos estresante. Fue especie de una preparación para el viaje grande y definitivo que sería a final de año al tener que mudarnos de ciudad (de continente, mirándolo de otra perspectiva jajaja).

Recuerdo que en nuestra primera aventura viajera, llevaba un bolso grandisímo, lleno de cosas para bebés y de lo que no usé ni una tercera parte jajaja.  Recuerdo muy bien lo incomodo que fue cargarlo y que en cada entrada a los aviones trataba de pasar desapercibida entre los demás viajeros para que no cuestionaran que tanto llevaba en el bolso inmenso aquel jajaja hasta que mi buena suerte terminó en uno de los vuelos y definitivamente me lo quitaron a la entrada del avión jajajaja tenia vergüenza, sobretodo con mi esposo quién me tocó el hombro y riéndose, dijo: “Te lo dije!! es mucho” y empezamos a sacar lo mas necesario pasándolo al bolso de mano que mi esposo llevaba muy liviano, ligero y nada complicado jajaja y  quedé con un par de pañales, pañitos húmedos, una sábana y una muda de ropa extra (algo así tenía en el bolso pero multiplicado por 10 jajajaja). Llevaba conmigo varios juguetes pequeños para irselos cambiando de a poquitos en los vuelos, pero realmente no los usé mucho porque Senzi (quién era la bebé con la que viajamos) durmió la mayoría del tiempo en los aviones, levantándose solo a buscar la teta, cambio de pañal, nos saludaba un rato y medio se entretenía con alguna película y volvía a dormir.

Recuerdo también, cuán estresada con anticipación estaba al viajar con una bebé, me preocupa el hecho de las largas horas en el avión viajando desde Guam hacía Colombia (un vuelo de 8 horas, otro de 6 horas, otro de 6 horas más y luego uno de 2 horas) y su entretenimiento, que llorara y fuéramos molestia a los demás, me moría de temor al pensar que ella necesitara algo que no llevara conmigo jajaja y la enseñanza que tuve aquí es que las cosas van fluyendo con cada evento de la vida tus hijos y dependiendo de la vibra que  como padres le pongas,  ellos -los hijos- lo perciben y así mismo actúan, al final ya me relajé y confié en Dios y que todo iba a salir bien y así fue, cuando aterrizamos del vuelo mas largo una señora en las sillas de al lado nos miró y dijo: “Tenían a esa bebé todo este tiempo en el vuelo?” y nosotros sonreímos.

Luego, en nuestra segunda aventura. Teníamos a Lyrik -y, como les decía de 6 meses de edad también, más Senzi con 2 años de edad. Aunque la experiencia con Senzi a los 6 meses sirvió de referencia para hacerlo mejor con Lyrik, las niñas son muy diferentes y cada una demanda cosas diferentes de nosotros como padres y muchas veces, cuando están juntas, hay que encontrar ese equilibrio para darles la misma atención, y satisfacer cualquier necesidad que tengan por igual, y en un viaje se pone a prueba eso en su máxima expresión. No puedes simplemente atender a una mas que a la otra, no puedes entretener a una mas que a la otra, ni entretenerlas de la misma manera… si corres con suerte, duermen al mismo tiempo jajaja y eso fue una misión que nos propusimos, para asi poder descansar un poco nosotros.

Juega un papel importante la comunicación y juego de roles con tu pareja, mi esposo se encargó más de Senzi que de Lyrik por el tema de la amamantada y que Lyrik está muy apegada a mí… fue un arma de doble filo, porque Senzi quería todo con su papá en esos días, digo yo que como resultado de ver que era él quién mas atención le estaba dando.. entonces, tratamos de intercalar hijas y momentos con cada padre y mejoró un poco la situación. Llevé un bolso de mano, pero por supuesto que nada de encarte, ya llevaba lo absolutamente necesario, adicionando el ipod para Senzi. La verdad, es que las dos durmieron mucho, fue un vuelo de 13 horas seguidas (Vuelo militar directo de Guam a California) y eso me tenia super atemorizada, pero lo positivo es que no tuvimos que estar bajándonos y esperando por el siguiente vuelo, ahorrándonos mucho ajetreo viajero y caminatas en los aeropuertos con las nenas.

de viaje
de viaje

Y finalmente, llegó el viaje de la mudanza definitiva de Guam. Gracias a Dios que los perros (3 perros grandes) viajaron un día antes, entonces fue menos “equipaje” del que estar pendiente. Este viaje fue el traslado de nuestras vidas después de estar viviendo allá por 4 años y la verdad, creo que lo hicimos muy bien, viajamos con 2 maletas grandes (una mía y una de mi esposo), 1 maleta de las niñas, 1 maleta chiquita para los documentos, y los carseats y la carriola… obviamente, llevábamos los bolsos de mano, pero yo aprendí la lección y viajé con lo necesario jajaja, Senzi llevaba su propio morral con su iPod, sus libros de colorear y los jugueticos (así, nos ayudó un poco con la carga de checherés jajaja la ventaja de los hijos ya creciendo). Este viaje no fue en aviones militares y cambiamos de avión dos veces, todo fue a tiempo y no tuvimos largas esperas en los aeropuertos. Sin embargo, aunque ya habíamos viajado los cuatro, estaba preocupada por Lyrik, porque ella ya gatea, con ganas de caminar y honestamente, no se queda quieta. Pero, todo estuvo tranquilo, durmió mucho en el cargador y cuando esperábamos en los aeropuertos estuvo gateando por todos lados en las salas de espera 🙂 entonces ahi descargaba un poco de energía antes de subir al próximo avión.

diario de marsi
de viaje

Mis recomendaciones para viajar en familia con bebés o niños pequeños (de acuerdo a mi experiencia):

  1. Escribir una lista de cosas que crees vas a necesitar para el viaje para: Distracción y entretenimiento, Cambio de pañal ó ropa, Mini-Kit de medicinas, Comiditas ó snacks, Documentos, y entre otras consideraciones importantes para el viaje.
  2. Siempre tratar de que los hijos estén “tragando saliva” al despegue del avión, eso va ayudar a que pueda mantener los oídos destapados y le evite un dolor de oído por el cambio brusco de presión. En mi caso con la babé, la amamanté. Ya  la más grandecita, le ibamos enseñando como destapar sus oídos haciendo movimientos con su mandibula.
  3. Para los más babés, no te encartes mucho con demasiados juguetes, lleve un par de sus preferidos para intercalar durante la duración del vuelo, pero créeme que ellos van a jugar con todo lo que encuentren a su paso, como algún vaso después de la comida, los folletos y revistas que están ahí en el avión, ó simplemente va a querer toda tu atención. Y para los más grandecitos, entretenimiento lúdico ayuda un montón, libro de colorear, calcomanias, sellitos de colores, videos y peliculas.

    diario de marsi
    de viaje
  4. Una muda de ropa extra, 1 sabanita y medias, son importante llevar. Si llevas las sabanitas con el olor de su cuarto (ó sea, sin lavar) le va a ayudar al bebé a mantener más calma porque va a sentir los olores familiares. También, eso puede ayudar con la estadía para las primeras noches.
  5. Bolsas plásticas para guardar alguna ropa sucia puede ser de ayuda también.
  6. Los padres, deben estar tranquilos y turnarse para descansar lo que se pueda. Y si el niño o el bebé llora, pues no hay que sentirse mal ó estresarse, hay cosas que se salen de control de nosotros y hay veces los hijos sólo necesitan llorar.

De resto, a disfrutar el viaje, el cambio de ambiente, la aventura y las enseñanza de cada momento en la vida con los hijos.

¿Algo más que quieran agregar? Déjenme un comentario 😉

Si crees que esta publicación fue de utilidad, compártela en tus redes sociales; regálame un “Me gusta/Like” para saber que voy llenando tus expectativas como lectores y si te nace, comenta! es la única manera que puedo saber que piensas :).

Hasta la próxima historia,

Mucho amor.

Me gusta y Comparte
2

7 thoughts on “De Viaje …

  1. Hola marcelita. Muy buenas recomendaciones, como siempre. Pero q tal los viajes en carro? :/ 17-19hrs no son naaaaada faciles con 2 hijos muy inquietos. Abrazos a todos marcelita.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *