El matrimonio y sus “peros”

diario de marsi

“El matrimonio es muy difícil”, es lo que usualmente se escucha decir por ahi, y si que es así… pues está lleno de miles de pruebas -casi que diarias. Para esta publicación, deben entender que cuando me refiera a matrimonio, estaré tratando de abarcar todo lo que se refiera a la convivencia entre dos personas unidas legalmente, con o sin bendición divina (como para centrarme en convivencia y no en creencias religiosas), que vivan juntos -preferiblemente en su propio espacio y todo lo escribiré de acuerdo a mi experiencia.  El matrimonio -a manera muy personal, lo considero como el compromiso que una persona hace con otra, ante Dios (de acuerdo a mis creencias, lo cual espero sea respetable) y/o la sociedad (legalmente); básicamente, poniendo a Dios y hombres como testigos del amor y compromiso que profesa una persona con la otra. Entendiendo así  la gran importancia de este acto, pues el matrimonio vendría siendo la base de la familia y  dicha familia, la base de la sociedad. La teoría, toda clara y de memoria PERO hoy les confieso que el matrimonio, para mí, ha sido la faceta más difícil en mi vida. Y en si, esta faceta tiene sus etapas y cada una con sus dificultades.

El matrimonio y su vivencia varia muchísimo de acuerdo a la personalidad de cada uno de los cónyuges y hay miles de mitos que no aplican a ciertas parejas como a otras, les aplica del todo o algo nada más.

Por lo general, las personas nos hemos casado por amor. Es una vaina loca entre el cerebro, un montón de sustancias químicas en nuestro cuerpo y las hormonas que nos hace perder la cabeza por alguien -y si que es literalmente, pierdes la cabeza por el amor de tu vida (pero, no me mal interpreten… sigan leyendo 😉 voy a un punto y es a favor del matri).

He sido muy feliz en mi matrimonio -la mayoría del tiempo; y sigo perdidamente enamorada de mi esposo (traga maluca jajaja) y todo se basa en tolerancia y respeto. Sin embargo, el matrimonio tiene muchos “peros”:

  • Hay días en los que no soporto que -mi esposo y yo- seamos tan diferentes

PERO, dicha diferencia es la que nos mantiene juntos y nos complementa el uno al otro.

  • Hay días en los que no quiero atenderlo, ni cocinar, ni lavar, ni nada de esa sumisión/misión femenina que a los esposos los hace sentir a gusto en una casa limpia y con todo organizado

PERO, al final cuenta más la satisfacción de nosotras mismas como mujeres al ver al esposo a gusto, y sobretodo, obvservar lo fuerte que somos al poder con todo en la vida (mujer fuerte, completa y capaz).

  • No soporto cuando no hace lo que sabe que debe hacer -como por ejemplo: cuando no desdobla las medias antes de ponerla en la ropa de lavar, cuando debo recoger algún desorden que deja por ahi (zapatos, gorras, ropa,…), me da mal genio que encuentre la cocina limpia y organizada y no lave el plato o vaso que usó., etc.

PERO, son trivialidades del diario vivir que a veces, como mujer le damos mucha importancia -sin tenerla- y no terminamos de aprender a controlar nuestra frustración al lado de sus desordenes (tengan en cuenta, que en algunos casos es la mujer la desordenada jajaja).

  • A veces se lo quiero mandar de vuelta a su mamá jajajaja ponerle un moñito rojo en la cabeza, envolverlo en papel regalo y con una notica que diga: “Muchas gracias suegris! ¿Todavía acepta devoluciones?”

PERO, jajaja seguramente ella me dirá: “Ya es tuyo mija!” jajajaja no acepta devoluciones.

  • Es muy difícil sobrellevar la terquedad de los hombres, -anda!!!!! agréguenle al mío que es isleño (isleñuó jajaja) y que escasamente me da la razón.

PERO, al parecer es necesario pasar por esos ratos feos y discutir por bobadas para tatar de vivir mas a gusto al día siguiente, dándonos cuenta que todo siempre tiene una solución.

  • A veces se nos olvida bajar “los puños”.

PERO, uno de los dos siempre tiene que ceder. No hay espacio para el orgullo en una relación.

  • No es tan chevere -y como que duele- cuando  se deja perder el romanticismo. Sobretodo cuando llegan los hijos las parejas tendemos a trabajar como locos para darles y sustentar la vida de nuestros pequeños y por ende, con tanto afán diario terminamos TAN cansados que nos olvidamos de ese “los dos para los dos” 🙁

PERO, si alguno de los dos tiene la disposición, siempre habrá momentos y maneras para recuperar esa chispita.

  • Aprender a ser la tan anhelada “mujer sabia, que edifica su casa” es una cosa de locos!!!! Esa mujer que es tarda para la ira, que usa las palabras adecuadas, que sabe cuando son los momentos convenientes para conversar o reclamar, la paciente, la amorosa,… mejor dicho, ni por ahi cerca voy yo jajajaja.

PERO, todo lo puedo en Cristo que me fortalece (porque esto es duro jajajaja).

En fin… podría ir más en detalle con muchos más “peros” PERO es mejor valorar las cosas buenas y puntualizarlas, mejorar las no tan buenas, tolerarse, respetarse, y tratar, pero de verdad, tratar de que siempre haya amor (el amor todo lo puede, todo lo soporta, etc etc) y SOBRETODO, invitar a Dios a nuestro matrimonio y rodearse de personas que siempre te den buenos consejos y traten de encontrar contigo en medio de decepciones, tristezas y llantos, la alegría, sonrisas y motivos para seguir creyendo que el amor existe y que Dios los ha unido con un propósito.

Mi mayor anhelo es llegar a viejitos con ‘el pollo’ (mi esposo), tener una casita-finca algún día (todavía no sé en que parte del mundo), tener muchos animales que cuidar, internet y que lleguen los nietos de visita muy frecuentemente. Todo eso hasta que se nos caigan los dientes, tengamos muchas canas y reneguemos por todo jajajaja sería muy divertido. PERO -y es mi último “pero” en este escrito- EN MANOS DE DIOS ESTAMOS MI ESPOSO Y YO, NUESTRA UNION, NUESTRA FAMILIA Y NUESTRO FUTURO JUNTOS. Te invito a que pongas tu unión en manos de Dios también y que le metas la ficha día a día, no es fácil pero es posible.

Si crees que esta publicación fue de utilidad, compártela en tus redes sociales; regálame un “Me gusta/Like” para saber que voy llenando tus expectativas como lectores y si te nace, comenta! es la única manera que puedo saber que piensas :).

Hasta la próxima historia,

Mucho amor.

Me gusta y Comparte
2

7 thoughts on “El matrimonio y sus “peros”

  1. Oooh dios mios marcela. De cuanta razon estan llenas tus palabras 😉.
    Esto del matrimonio es un reto, pero ahi nos queriamos casar no?! 🤗. aun con sus altas y bajas, es un camino divertido el que tomamos, y que mejor que compartirlo con quien uno ha escojido de pareja.

    super bueno tu articulo como siempre.

  2. Marce, tu blog me hace sentir un fresquito y reírme de esas bobadas en las que nos fijamos a veces, pero sobretodo en disfrutar cada día con su afán, con lo bueno y con lo malo, porque no hay mejor cosa que levantarte cada día a lado del ser amado!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *